Una promesa de 821 kilómetros

[ 1 ] Comentario
compartir en Facebook

 El ciclista azudense Keko Matey es, hoy por hoy, el castellano-manchego con más kilómetros non-stop en bici.  El fin de semana del pasado 10 de agosto completó 30,5 horas seguidas recorriendo 821 kilómetros entre las localidades  de Azuqueca de Henares y Humanes, por la fuerza del cariño.

 

Roth13-Selects-014

Keko Matey, rodeado de toda su familia a la llegada.

 

Keko Matey Pérez tiene la conversación de las personas con un áurea especial. El pasado 8 de agosto logró un reto espectacular, completar 30, 5 horas en bicicleta, en su Excalibur II, una Stevens Xenon DI2, cubriendo más de 821 kilómetros entre las localidades de Azuqueca de Henares y Humanes.

Y cómo,  sin la parafernalia de las grandes pruebas,  sólo por la fuerza del cariño. Una heroicidad que tiene un nombre, Higinia, su suegra, a quien iba dirigido. Sigo a Keko en sus retos siempre que puedo, y me maravilla el acompañamiento que lleva, liderado por su familia, su mujer Sandra, sus hijos, Rodrigo y Candelas, fans incondicionales, sus sobrinos, sus padres, sus cuñados y sus suegros. Y gran cantidad de amigos y conocidos que le acompañan, tanto en la carretera como en las redes sociales.

La última gran prueba llegó sin avisar. Un día, después de la crono fallida de 500 kms a causa de un golpe de calor, anunciaba un nuevo reto: +800 kms entre las localidades de Azuqueca de Henares y Humanes, 10,5 vueltas de 73 kilómetros ida y vuelta, con descansos de 15 minutos.

Esto suponía casi un día y medio y dos noches pedaleando, prácticamente sin parar. Una auténtica proeza en la que Keko puso a prueba cuerpo y mente. Sabía que estaba preparado, le avalaban este año 23.000 kms en sus piernas, que significa sumar entre 600 y 800 kms a la semana, y un total de 277 días de entreno, según su cuaderno de bitácora.

“Un último entreno largo de 14 horas, una noche entera sin dormir, para seguidamente ir a entrenar con el maestro Isidro, y “estábamos preparados. Para mí montar en bici es un privilegio, y me siento muy afortunado de poder sentirlo de esta manera. Así me lo enseñó el gran Xavi Tondo, el espejo en el que me miro todos los días”.

8 de agosto, 21:00 horas

Comienza el reto con salida desde la plaza del Ayuntamiento de Azuqueca de Henares. Su familia, un nutrido grupo de amigos, ciclistas, periodistas van a despedirle antes del pistoletazo, le abre pasó la policía local.

Le vemos alejarse, Keko Matey enfila hacia la primera rotonda que le llevará por la carretera de la patata hasta Humanes, y de allí vuelta a Azuqueca; y así, diez veces y media hasta completar los 821 kilómetros en 30,5 horas. 

10637701_888225051204795_1368192360_n

Matey, durante un momento de esta gran prueba.

 

En cada vuelta, recordamos, suma 73 kilómetros y para 15 minutos para comer y descansar. Geles y barritas en la bici, carbohidratos de noche y “recuperadores de día compuestos de bocadillos de chorizo y de jamón cuando paraba”. En cada stop le espera su mujer, para darle ánimos, para apoyarle, para darle la fuerza que necesita.. y continuar.

Durante la noche, le acompaña su gran amigo Raúl Núñez, que le dio conversación cuando el sueño apretaba. “He pedaleado dormido varias veces, ya me pasó cuando hicimos el Camino de Santiago, y allí Carlos Pomar me tenía que ir animando para que no me durmiera. No se puede evitar y se pasa realmente mal”‘ indica Matey, “si no llega a ser por Raúl más de una vez me habría ido al suelo”.

10637928_888224237871543_2015044187_n

En uno de los descansos durante la noche.

 

El sueño fue su peor enemigo, sin duda, “ físicamente me encontré bien, las piernas me respondieron pero los momentos de sueño fueron duros”; tanto, que la segunda noche le hicieron parar 25 minutos. “Consulté a un gran amigo y profesional, Clinton Sumner, acostumbrado a hacer este tipo de pruebas de ultrafondo, y me dijo que durmiera no más de 25 minutos para reponer fuerzas, y así hice… fue tan reparador que me permitió superar la segunda noche y finalizar la prueba”.

Además de su amigo Raúl, a Keko le ha acompañó la fotografía de sus hijos durante toda la prueba,“cuando flaqueaba, miraba a mis pequeños y me daban la fuerza”; compañeros de club durante el día y a través de las redes sociales muchísima gente que le daba ánimo. Amigos que le han hecho fotos como Abel Molés y Tomás Amstrong…. y “mucha gente que no conocía y que me iba animando a cada kilómetro, ha sido increíble, y emocionantísimo, nunca lo olvidaré”, recuerda Matey. “En definitiva, he disfrutado muchísimo, “cada vez que paraba leía los mensajes de apoyo en Facebook y me daban fuerzas para continuar”. Recuerda con cariño cómo en Humanes le esperaba una pancarta del Club Ciclista de la localidad que le motivaba cada vez que la leía. Keko Matey entraba en Azuqueca para completar su última vuelta a las 09:30 de la mañana del domingo 10 de agosto. Entraba en meta con el maillot de Xavi Tondo, que tenía guardado para la ocasión. Para él será él será el homenaje que prepara ya para el 21 de septiembre, 116 kilómetros en Olot.

10637985_888226251204675_928705511_n

A pesar de la dureza del reto, siempre mostraba una sonrisa. En la fotografía, intenta seguirle el pequeño Rodri.

 

 

Enhorabuena Keko Matey, eres un ejemplo a seguir!!!

Keko Matey es propietario de la tienda CMC Bikes de Azuqueca de Henares.

Un comentario a Una promesa de 821 kilómetros

  1. Phil dice:

    Enhorabuena y ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*