Nacidos para correr

[ 1 ] Comentario
compartir en Facebook

 

En la Escuela Infantil de Atletismo de Villanueva de la Torre están inscritos 58 alumnos, de los que la mitad son niñas

Fotografía de grupo de los alumnos de la Escuela de Atletismo.

En una época de crisis ya larga como la que atravesamos, resulta especialmente gratificante y esperanzador  actividades como  la de la Escuela Infantil de Atletismo de Villanueva de la Torre. Un ejemplo a seguir del trabajo en equipo, del compañerismo y de la educación en valores a través del deporte, y en este caso, del atletismo.

Este municipio del Corredor del Henares puede estar orgulloso de fomentar la práctica de esta disciplina desde la escuela. El atletismo sano, respetuoso, tolerante,  en grupo y solidario. El atletismo de verdad.

Hemos nacido para correr. Desde la prehistoria, el hombre ha corrido para alimentarse, para protegerse de posibles ataques, convirtiéndose también en una de las primeras manifestaciones artísticas que encontramos en las pinturas rupestres.  Por tanto, la carrera está en nuestra naturaleza, forma parte de una necesidad vital que satisfacemos desde que somos pequeños,  y  a lo largo de toda nuestra vida.

 Y   entonces, por qué negárnosla. El caso de Villanueva de la Torre es una muestra clara de lo importante que es motivar a los niños en esta práctica deportiva, con la que van a crecer  valorando la dedicación y la tenacidad; pero sobre todo el esfuerzo.

La Escuela Infantil de Atletismo nace como una prolongación del Club Villanueva. De hecho, tan sólo un año después de su fundación, en octubre de 2009 Antonio Pajuelo TIrado, uno de sus miembros, ponía en marcha  esta institución con una decena de niños.

Ahora, tres años más tarde, son ya sesenta, de los que la mitad son niñas, –grupo de infantil son todo chicas, ocho en total–; otro dato significativo de que la práctica de esta disciplina es una maravillosa manera de educar a nuestros hijos en la igualdad.

Pajuelo estaría orgulloso de ver cómo su iniciativa se consolida con el tiempo. Desgraciadamente, falleció en un accidente de tráfico en marzo de 2010, y como no podía ser de otra manera,  la escuela lleva su nombre en su honor.

Quedó su filosofía,  tal y como explica José Fernández Valencia, entrenador del club y monitor de psicomotricidad,  “que los niños aprendan jugando,  con prácticas alegres y divertidas”  y que puedan desarrollar en grupo.

Precisamente, el objetivo de la escuela es que los pequeños se involucren en todas y cada una de las actividades  que los monitores desarrollan con ellos; y  así puedan superar las pruebas técnicas y físicas que entraña este deporte. ” Aunque lo que más les gusta a ellos es correr y correr”, indica Valencia.

El running es un deporte emergente, y cada vez son más las personas que se calzan unas zapatillas y empiezan a practicarlo; y en Villanueva de la Torre, además,  se están encargando de enraizarlo a través de esta escuela.

Los padres están encantados, muchos de ellos son miembros del club, y los niños también.

Y gracias a esta ‘fiebre’, la escuela Antonio Pajuelo puede autofinanciarse prácticamente. Un euro de cada dorsal de la carrera que organiza el Club de Atletismo este fin de semana se destina a la escuela, a la compra del material y las equipaciones de los niños.

Por otro lado, las clases tienen un coste de  45 euros al trimestre (lunes y miércoles), y de 35  euros (sólo viernes) Con lo recaudado, se paga el alquiler de las instalaciones al ayuntamiento; el seguro de los niños; la fiesta de despedida de curso y  a los monitores.

Juego-competición

Una clase de entrenamiento es intensa y muy completa. Primero, hay que calentar, para evitar lesiones y después, las clases, que imparten conjuntamente el propio Valencia y Mercedes Haro Campos, monitora y también miembro del Club,  se estructuran en diferentes actividades de juego y competición.

Entre otros, desarrollan la coordinación entre compañeros, el ritmo y la temporabilidad a través de ‘El tren marchador’, donde los chicos, en equipos, realizan una ‘marcha atlética’ entrelazados con aros, y respetando cada uno su calle.

Los relevos 4×400 con entrega de testigos también lo ejercitan un día de entrenamiento normal; así como el tradicional juego del pañuelo, pero con testigo de relevos, o el ‘tela de araña’ en grupo con desplazamientos laterales.

En cuanto a los más pequeños,  además de practicar con juegos, reciben clases de psicomotricidad enfocadas al atletismo, que son responsabilidad de  José Fernández Valencia.

Pero la escuela  no es sólo entrenamiento, los chicos también compiten, porque de esta manera se sienten motivados y pueden comprobar el resultado de sus entrenamientos. Desde el Club se organiza una carrera exclusiva para  niños el segundo fin de semana de diciembre, –lleva ya dos ediciones–en las que han participado alrededor de 100 escolares en cada una, y subvencionada en un 80 por ciento por el club.

Además, tienen  su propio blog donde cuelgan  las fotografías de la pruebas a las que asisten y una pequeña crónica:

http://escuelaatletismovillanueva.blogspot.com.es/ 

En este sitio también reflejan las carreras organizadas por los municipios de alrededor en las que participan, como la de Alovera, a principios de enero, donde cuatro de las niñas de la escuela subieron al pódium en alevín e infantil; así como los encuentros que llevan a cabo con otras escuelas, como la de Daganzo (Madrid), o su participación con 44 alumnos en la popular carrera del colegio Santo Tomas de Aquino, en Camarma.

Entrenamientos

Estos jóvenes atletas entrenan dos veces a la semana, de 19 a 20 horas. Los lunes y los miércoles,  los  niños y niñas de siete a trece años,  en las pistas de atletismo; y los viernes,  en el pabellón cerrado del CEIP Paco Rabal, el grupo de los pequeños, los ‘chupetines’, de edades comprendidas entre los 3 y los 6 años, y el segundo más mayoritario, con 16 alumnos.

El primero son los alevines, con 17 chicos y chicas;  los benjamines, que suman diez, las chicas de infantil, y los pre-benjamines, que son siete.

Un comentario a Nacidos para correr

  1. Me ha encantado esta entrada Dani, gusta saber que hay gente desinteresada que lucha porque esto del running nunca se termine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*