Atleta y vegetariano, una combinación que triunfa en las pistas y como filosofía de vida

[ 1 ] Comentario
compartir en Facebook

El ya conocido equipo de corredores vegetarianos y veganos, con importante representación en Guadalajara, compite ya como Club Deportivo en Castilla-La Mancha

Apellániz, primero por la derecha, en una fotografía de grupo junto a Abel Antón.

Los ‘veggierunners’, con la triatleta Ana Burgos en Pálmaces de Jadraque.

Tras  tres años de andadura, luchando y no sólo en las pistas, por defender una dieta saludable que no lesione el derecho a la vida de los animales, los atletas vegetarianos y veganos, los ‘Veggierunners’, compiten ya como club deportivo en Castilla-La Mancha desde el pasado mes de febrero. “Un paso imprescindible para que nos conozcan como una entidad organizada, y no como un grupo de corredores que se reúnen para pasar el rato, como alguno pueda pensar”, pone en valor Francisco Javier Apellániz, uno de los socios fundadores.

Con su inconfundible equipación amarilla y verde, arropada por la Unión Vegetariana Española (UVE), la Unión Deportiva Vegetariana está imparable, y se está abriendo paso no sólo en las competiciones, sino también como filosofía de vida.

La idea surge hace tres años, precisamente en el foro de la UVE, donde varios corredores de diferentes comunidades autónomas, Zaragoza, Guadalajara, Madrid y Valencia, deciden que  una buena  manera de defender y dar a conocer el vegetarianismo y veganismo es a  través del deporte, en las miles de carreras populares que se celebran al año en España.

“Tenemos mucho que decir y no sólo en el marco estrictamente deportivo. Además de corredores, ciclistas, montañeros…., somos personas comprometidas que pretendemos transmitir un mensaje de respeto y, por lo tanto, aportar nuestro particular granito de arena en un mundo donde queda mucho por hacer”, señala Apellániz.

Han sido tres años de explicar, informar y de poner en valor un tipo de alimentación que proclama que no es necesario comer carne, ni pescado, ni marisco, ni cualquier subproducto animal para llevar una vida saludable, y además, en este caso, para ser un completo atleta.

El zaragozano Luis Loriente Ara; el guadalajareño Javier Apellániz, y el valenciano Óscar Pastor Bárcenas comenzaron esta aventura en marzo de 2009, estrenando la camiseta de los ‘Veggierunners’ en la carrera del Ebro, donde se conocieron, su primera prueba de amarillo y verde, y que este año han vuelto a disputar.  En estos tres años se han ido sumando también como socios fundadores, el también guadalajareño Javier Ballesteros Plaza; Carlos Gracia Sos y Ana Isabel Jiménez Gómez.

Desde entonces, el equipo vegetariano y vegano ha ido creciendo, y cada vez es más nutrida  y variada su participación en las diferentes pruebas populares del calendario nacional.

En la actualidad, integran este club 25 socios, procedentes de ocho comunidades autónomas (Aragón, Asturias, Baleares, Castilla- La Mancha, Cataluña, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana). Junto a ellos, numerosos simpatizantes portan la equipación en diversos lugares de España, y fuera de ella, como por ejemplo en Uruguay, donde un equipo de corredores les ha solicitado pertenecer al club y llevar su camiseta.

Es el momento, aseguran desde la organización, de romper prejuicios y estereotipos asociados injustamente al vegetarianismo; un movimiento que se está extendiendo a la ética, el medio ambiente, la salud y la justicia social, entre otros ámbitos de la sociedad.

Son muchos los corredores, ciclistas y triatletas a lo largo de todo el mundo que cada vez comparten más este estilo de vida saludable y que quieren abanderarlo a través del deporte. Los británicos Vegetarian Cycling & Atlhetic Club fueron los precursores a finales del siglo XIX, un movimiento que se ha ido extendiendo por todo el mundo, y mayoritariamente en Estados Unidos.

A nivel nacional, el triatleta Eneko Llanos, Campeón de Europa de Ironman en Frankfurt y Subcampeón del Mundo de Ironman en Hawaii, entre otros muchos logros; y el corredor Luis Miguel Martín Berlanas, especialista en 3.000 metros obstáculos y campeón de España en todas las categorías, son sus máximos exponentes.

“El deporte es una oportunidad muy sana porque no hay un púlpito y un auditorio. Nos mezclamos, participamos y transmitimos un mensaje en ese contexto cómplice y cómodo entre los corredores, elocuente para el público en general. Presentamos una oportunidad, no un imperativo, y lo hacemos alegremente entre iguales dispuestos a marcarse un reto que metro a metro y zancada tras zancada, podemos alcanzar”, proclama Apellániz.

En Castilla-La Mancha, se ha aprovechado el tirón de los corredores de esta región para que el equipo se haya estrenado como club deportivo, aunque no es necesario ser castellano-manchego para formar parte del mismo, porque su ámbito es estatal. Ahora, buscan socios. La cuota anual es de 20 euros, con la que pretenden cubrir los gastos notariales, de inscripción y federación.

En junio celebrarán su próxima asamblea en Robleluengo (Guadalajara) coincidiendo con la Media Maratón de montaña del Ocejón, el día 2. La maquinaria está en marcha, y es imparable. También ese mismo mes, el día 6, en el marco de las III Jornadas sobre defensa animal y veganismo, organizadas por Ecologistas en Acción , se aprovechará para presentar el club oficialmente.

El atletismo es, de momento, la disciplina con más seguidores. Como segunda actividad se encuentra el ciclismo, a continuación el triatlón y después el montañismo.

Para más información sobre calendario de carreras, crónicas, socios y estatutos del club, os enlazamos a su página web, donde encontraréis anécdotas y artículos de interés.

www.veggierunners.es

Por Paloma Mora

Otro nutrido grupo de atletas de la Unión Deportiva Vegetariana, en la carrera popular de Alovera.

Un comentario a Atleta y vegetariano, una combinación que triunfa en las pistas y como filosofía de vida

  1. Francisco de Apellániz Sainz- dice:

    A no ser que el Alzeimer esté haciendo estragos en mi mente, Francisco Javier de Apellániz Zubiri nació en Pamplona (Navarra) un 15 de Agosto de 1972. Y aún respetando el dicho aquel que dice que “uno no es de donde nace, sino de donde pace”, doy fé de lo dicho pués fuí testigo del acontecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*